Chess for freedom

"Cada Peón es potencialmente una Reina" (James Mason)
Ajedrez

 

Club de juego de mi barrio, yo tendría siete u ocho años. Todavía recuerdo mi excitación al ver un tablero de ajedrez dispuesto para la partida,. Yo aún no sabía mover las piezas, jugaba a las damas, al monopoly, al parchís...y miraba a los chavales mayores jugar al ajedrez. Contemplaba absorto el brillo de las piezas, sus formas, sus movimientos, la seriedad de los jugadores cavilando. Me enamoré del juego antes de aprender las reglas. Como siempre en esto de las fascinaciones, lo subjetivo llega antes que lo racional.

Un chico del barrio me enseñó los movimientos, y luego llegaron los libros, las revistas, algún torneo, el placer de jugar con amigos. Una vez que el ajedrez entra en tu alma, ya nunca te abandona.

Por eso es una alegría inmensa la noticia que leí el otro día en el periódico: "El Congreso aprueba fomentar el ajedrez en la escuela: Todos los partidos del arco parlamentario aprobaron la proposición no de ley para implantar el programa en el sistema educativo español y en espacios públicos".

Últimamente nuestros queridos diputados no nos dan muchas alegrías, y menos por unanimidad. Así que creo que todos debemos felicitarnos. El ajedrez nos hará libres, y estoy seguro que todos y cada uno de nuestros pequeños, sabrán obtener algo de este maravilloso y fascinante juego.